HOME BLOG MERCADOS ECONOMIA FILOSOFIA

miércoles, 28 de octubre de 2015

Repaso global: a la espera de rupturas en mid y small caps USA

Me parece interesante recoger y ampliar aquí lo que dije ayer en la radio, porque es un resumen de lo ocurrido en bolsa durante el último mes que personalmente tengo bastante claro, y a la vez pienso que la mayoría de la gente no lo tiene tan claro (sobre todo fuera de inbestia). En cualquier caso, no viene mal clarificar ideas.

Como saben, soy alcista desde el cierre del viernes 2 de octubre en EEUU y el cierre del lunes 5 de octubre en Europa. Llevaba unas semanas buscando el timing exacto para dar por zanjada la fase correctiva, apoyándome en dos bloques de argumentos: por un lado la Macro, que a pesar de la debilidad del sector industrial no permitía plantear una recesión inminente ni mucho menos, y por otro lado el Sentimiento, donde un pesimismo excesivo nos había llevado a niveles del pánico de 2008, algo a todas luces exagerado.

Desde estas señales alcistas tempranas, que fueron detectadas gracias al análisis técnico, es decir, a los gráficos, las bolsas casi no han parado de subir. ¿Por qué apenas han descansado? Pues básicamente por unos cierres de cortos que han verticalizado la subida, llegando a hablar de "crack alcista".

Desde entonces, la Macro ha dejado paso a la Micro, es decir, los resultados empresariales, que son uno de los grandes acontecimientos de 2015, puesto que por primera vez desde 2009, se están contrayendo. En este post sobre los alarmistas crónicos estuve hablando de ello. Y los datos más recientes nos muestran unas "sorpresas" impactantes. Las subidas de entre un 7% y un 10% el mismo día en gigantes como Amazon, Google y Microsoft, ha sido sin duda algo histórico que vimos el pasado viernes 23 de octubre. Esto, y no la bajada de tipos del Banco Central Chino o la anunciada expansión monetaria del BCE, es en mi opinión lo que disparó las subidas de las bolsas. Tanto las medidas del banco central chino como el anuncio de medidas del BCE son cosas que el mercado podría (y debería) haber descontado perfectamente. Ninguna de las dos debería considerarse realmente una sorpresa. En cambio los resultados del trío Amazon, Google y Microsoft sí fueron una sorpresa total.



536677b30e35c98489d536e9dc0df095403240c8
f10c243f1ad790fe6ed84f3508b4e4ff3701de0a

En cuanto a la Macro, parece que el miedo a una recesión se aleja, y una vez más lo realmente relevante en la expresión "miedo a la recesión", no era la palabra "recesión" (es decir, un vocablo Macro), sino la palabra "miedo" (es decir, un vocablo de Sentimiento). En el siguiente gráfico vemos el último dato (previo) del PMI Manufacturero en EEUU, que ha rebotado por encima de las expectativas.

a2ca5e8a36a22d25810cc4ef703ee4fbfd5ac6d7

Así las cosas, la macro rebotando, la micro superando expectativas (algo por otro lado fácil en vista de lo malas que eran...), el miedo todavía en el cuerpo, y los cierres de cortos disparando las bolsas, resulta que afrontamos el final de año con el SP500 cerca de máximos, justo cuando entramos en el semestre bueno, una poderosa pauta estacional conocida como el "efecto halloween", que nos dice que las subidas de las bolsas a largo plazo tienden a concentrarse en los meses que van de noviembre a abril. El siguiente gráfico nos muestra lo que habría pasado estando invertido en el mercado sólo de noviembre a abril (línea azul) frente a estar invertido sólo desde mayo hasta octubre (línea roja). Sobran las palabras.

4c4c9ba6606adbd155313fb69941639ddf6b6124

Situación técnica medio plazo.
Lo más relevante de la situación actual es la tardanza de los valores medios y pequeños en romper sus resistencias de corto plazo. Me parece muy necesario que rompan al alza antes de poder plantear un recorte de corto plazo...así que esta semana va a ser clave. Los siguientes gráficos hablan por sí sólos.

b0e0bc497f0f94832e0ca405a46db0c02c284cf7
9211a123a31d98359b4036460f4c03d26b2c584c

e825de9a169b6b5b68e202eb17cd3994efda5573
e696c0757da497d72e87337efb1da91b4d0a7efe

Para terminar, un breve repaso a otros mercados, donde hemos tenido desarrollos significativos. El primero de ellos, la fuerte caída del euro gracias al discurso de Draghi, y que técnicamente -una vez más- no llega de sorpresa, puesto que unos días antes tuvimos un fallo alcista (que estuvimos por cierto comentando en mi curso de análisis técnico).

527acf51428634cf2041e2d952ee39e5b2ff99f9

Así que mi escenario de recuperación USA apoyada por una debilidad del dólar ya no es válido, y dicho sea de paso, también es un problema para los emergentes, que no van a poder contar con esa ayuda. Curiosamente ahora nadie habla de eso: parece que la crisis emergentes ha pasado a un segundo plano. Y en cualquier caso, lo relevante para las bolsas de Europa y EEUU son las economías de Europa y EEUU.

Tampoco mi escenario de rebote en el petróleo se está materializando, y de hecho la sensación es la contraria: debilidad previa a un nuevo salto hacia abajo, tanto en el gráfico diario como semanal.

c5bd814008262428ab333789482585d574d166e6

Comprenderán por qué lo tengo que ver muy claro para salirme de mi universo de la renta variable. Ni las divisas ni las materias primas son mercados que se rijan por la misma lógica de las acciones (empresas que ganan dinero), y por eso lo tengo que ver muy claro para aventurarme en otros mercados en los que no soy especialista. De hecho, los sigo a título de indicador, entre la batería de indicadores macro, técnicos, fundamentales y sentimiento que utilizo para confeccionar y gestionar mis escenarios.

Termino con el oro y la plata, que tampoco terminan de arrancar, y en vista de la fortaleza del dólar y la debilidad del petróleo, empiezo a dudar de ese escenario de rebote. La enorme apuesta que están haciendo los especuladores con los futuros sobre la plata es una señal que va en esa dirección: ¿cómo podría rebotar ahora la plata si "todo" el mundo ha visto ese rebote inminente? ¿O es que esas apuestas son a la baja? No lo creo.

4d3763786973f1e86e2ae68534e232a656f16467

Técnicamente tenemos un soporte claro a vigilar en el corto plazo para la plata, y una sensación negativa en el oro (con una sombra superior larga sospechosa). Los máximos y mínimos locales siguen alcistas, pero hay que ir con cuidado. Personalmente tengo el escenario de rebote en "stand by", es decir, no me parece atractivo para invertir ahí (vía ETFs por ejemplo), sobre todo en comparación con la situación de las bolsas, donde sí tenemos ya una tendencia alcista en desarrollo. Recuerden que es más difícil ganar dinero si vamos en contra de la tendencia clara observable.




eec3823fad7bcf8f2a549eb4fe25a03f90ef8f33


b3fb9c74f847b20ae90328a4c8c118662d095202

viernes, 23 de octubre de 2015

La mejor fase alcista: los cierres de cortos que revientan resistencias

Cuando no hay grandes noticias y el sentimiento sigue siendo escéptico, después de un amago bajista y rebote fuerte (inicial), es cuando más "fácil" se gana en bolsa. Ahí es cuando nuestro escenario (y posiciones) están ya construidas, y aunque siempre cabe la posibilidad de una recaída y un susto, no queda otra que esperar y aguantar, porque sería un error tonto cerrar posiciones por el miedo a un recorte de corto plazo.

Esto aplicado el SP500 por ejemplo, significa que a pesar de la posibilidad de un recorte (pequeño), no había que vender en resistencia, y todavía menos intentar abrir cortos. El discurso acomodaticio de Draghi "sorprende" hoy al mercado y provoca estas reacciones intradía:

75d5782b4898848bae065a68d4b29c3d5acfec6d

Que se traducen en gráficos de velas diarias como éste del eurostoxx50: así es como se revientan resistencias, después de una consolidación lateral-alcista (ya por encima de la Media móvil de 30 sesiones), pegados a la resistencia clave.

237f6c1d89333cea175806607f881ce1f9deb235

En realidad eso es la excusa del mercado para subir...pero nosotros sabemos que no es así. La realidad es más técnica: seguimos bajo el influjo de los cierres de cortos, es decir, los operadores que se pusieron bajistas durante septiembre (y el rebote de octubre), y ahora tienen que cerrar.

Muchos de ellos ya habrán cerrado. Pero la cuestión es la siguiente: ¿quién vende ahora? ¿quién compra? Es posible que muchos de esos cortos ya estuvieran cerrados, pero los "pocos" que queden son de sobra suficientes para desestabilizar el equilibrio de oferta y demanda de corto plazo, y cualquier noticia es susceptible de inflamar el mercado.
 
En un día como hoy, lo de Draghi es una excusa, que tiene mucho más de psicología que de realidad (aunque alguno diría, con razón, que la psicología también forma parte de la realidad). En un contexto técnico de mercado donde ya se ha producido un primer tramo de rebote, y donde llevamos varios días de consolidación (que por cierto, era la típica consolidación lateral-alcista, es decir, fase de descanso en que la bolsa incluso tiende a gotear al alza...), ¿qué pasa si no se produce ese pequeño recorte que muchos están esperando? Pues que la subida se verticaliza... y después ya veremos si no estamos en una enorme onda B de Elliott, que son las más especulativas.
La conclusión de todo esto es que no es una sorpresa que la bolsa acelere la subida, y que no debemos enfrentarnos a esos cierres de cortos, todo lo contrario.

El escenario alcista sigue su curso, y veremos cómo cierran mañana las velas semanales, que con el impulso de hoy jueves, ya tienen esta pinta, superando el máximo local anterior de finales de agosto, y confirmando así el doble suelo con objetivo cerca de los 3.600 puntos.

ca1c6986e2df47ea3ed6b9ca764781af33ff60ce

martes, 20 de octubre de 2015

Gestión de escenarios: cómo explotar aciertos y limitar el daño de errores

En el mes de mayo de 2013 publiqué el artículo "Gestor y analista: dos profesiones muy diferentes cuya confusión sale carísima", que viene muy a cuento de la situación actual tanto en las bolsas como en otros mercados como las divisas (por la posibilidad de un recorte del dólar), y las materias primas (por un rebote en el Oro y plata, entre otros). La mayoría (por no decir todo o casi todo) de lo que se publica en internet son análisis, es decir, argumentaciones y razonamientos, que pueden ser más o menos brillantes, pero que nunca se someten al veredicto del mercado, o al menos no en condiciones reales. Eso en realidad es algo delicado y complicado, porque con un mismo análisis y escenario puede haber gente que gane y otros que pierdan. Así de difícil es la bolsa: no se trata de analizar, sino de gestionar.

Antes del verano por ejemplo, planteé un escenario muy alcista para el Ibex, que resultó totalmente fallido. (ver "El ibex podría no esperar a septiembre para subir fuerte"). La idea era sencilla: en este gráfico vemos el banderín de consolidación que se rompió al alza, y me permitió plantear una continuación alcista por encima de los 12.000 puntos, apoyándome en una figura de "fallo & giro" que se dio no sólo en el Ibex, sino también en los principales índices europeos.

f05f44f93e545603cf1171ecc2497fab91656b91

En el gráfico del DAX por ejemplo se puede ver la perforación alcista en julio (superando los 11.400 puntos), después del amago de caída libre por debajo de los 10.800-10.900 puntos, que es lo que constituye la figura de fallo & giro de la que hablo a menudo. Esta figura (como todas), es cuestión de probabilidades (y no de certezas), y como todas, debe gestionarse. Para empezar, es una pauta que como mínimo, proporciona un segundo rebote posterior, que en este caso es el tramo BC (flecha verde).

591507d2b9da69dd7606e2ee3b0684a06c4ee6f1

Fíjense en que ese tramo alcista (la flecha verde) que llevó al DAX de 11000 a 11600 puntos a finales de julio y principios de agosto, no se produjo en el gráfico del IBEX, haciendo saltar las alarmas de una debilidad relativa destacada en nuestro mercado: el IBEX se limitó a moverse en LATERAL alrededor de los 11.200 puntos mientras el DAX y el CAC rebotaban.

4c75be2c77aa4f67348f16766e8a6fb5db9bce8c

¿Qué pasó? Este rebote inexistente en el Ibex fue un indicio de que "algo no iba según lo previsto". Después de esa fase lateral en el ibex entre el 27 de julio y el 11 de agosto, llegó la ruptura bajista, en forma de gap bajista de 100 puntos el 12 de agosto, después del cual tuvimos 4 velas negras consecutivas (con gaps alcistas de apertura que mantenían el precio en lateral). El desenlace fue sin sorpresas: la debilidad relativa se tradujo en desplome cuando el resto de bolsas se giraron hacia abajo.

Lo importante es que tuvimos un pequeño rebote en los índices europeos después de la figura de Fallo & Giro, pero no en el Ibex. Aún así, el Ibex lanzó unas señales de debilidad muy relevantes, que nos invitaron progresivamente a abandonar la idea del escenario alcista planteado.

Todo esto pone de relieve la imperiosa necesidad de saber gestionar escenarios, en vez de "apostar" y esperar.
Mucha gente se plantea la inversión como una apuesta en la que sólo se pueden dar dos resultados: ganar o perder. Pero eso es una visión simplista equivocada.

La vida es un permanente escenario de prueba y error, donde nos vamos adaptando y vamos aprendiendo todos los días, relacionando nuestros actos y decisiones con sus consecuencias. El ser humano es un observador y analizador del milagro y misterio de la vida y el universo. Lo mismo debe aplicarse a la bolsa: nada de apostar al rojo, y esperar dos meses a ver si el Ibex ha subido los 1000 puntos que esperábamos para saber si hemos ganado o hemos perdido dinero. (Con la salvedad de las opciones, que nos permiten construir escenarios complejos donde podemos esperar a vencimiento, aunque también ahí es aconsejable hacer labor de gestor e ir adaptando nuestra cartera de opciones o nuestra estrategia inicial).

El problema es que la naturaleza "jugona" del ser humano que se aplica tan bien al mundo de las apuestas, es la misma que tiende a imponerse en la bolsa. Cuando apostamos a un partido de fútbol, no se nos ocurre modificar esa apuesta según se va desarrollando el partido, añadir nuevas apuestas (a favor o en contra de la idea inicial, por ejemplo, si marcan un gol en contra pero seguimos pensando que nuestro equipo ganará el partido), o cerrar la apuesta antes del final del partido.

En realidad el ser humano no se plantea esa gestión dinámica de escenarios, y además, no comprende bien el concepto de probabilidad, sino que al contrario, tiene a pensar en modo binario: blanco o negro. Cuando le decimos a alguien que la probabilidad de subida es del 70%, la tendencia humana es pensar que eso significa que va a subir, es decir, 100% de subida.

Cambio de tendencia en el oro y plata

Para ilustrar el concepto de gestión, voy a hablar de la situación actual en el oro y plata, y en otras materias primas como el café y el azúcar. ¿Cómo jugar ese posible rebote del que ya empiezan a hablar muchos?

Pues poco a poco. Son palabras sencillas, pero que encierran mucha sabiduría. Se trata de explotar nuestro escenario, es decir, GESTIONARLO. Añadir posiciones a medida que se va confirmando, y reduciendo cuando ocurren cosas que no encajan, aunque para eso hay que saber qué son esas cosas, y también en qué momento tenemos confirmación (para añadir). Todo eso yo lo hago con el gráfico, usando mi enfoque técnico.

En cualquier caso, insisto en que siempre hay que ser defensivo: haciendo bien las cosas, llegarán los beneficios, no como objetivo ni obsesión permanente, sino como consecuencia. No puedes jugar todo tu patrimonio a que haya un rebote del oro o de la plata.

442c1f87eed7c517994d89351d77c66fe3a15d1d

En el gráfico anterior del oro en velas semanales podemos ver que ha caído la resistencia de los 1.160$, un nivel técnicamente muy relevante: son mínimos locales desde nov-2014, y por ahí pasa también la MME30 (media de 30 semanas) y la directriz bajista más reciente, que acaba de superar al alza. Es decir, tenemos un nivel de resistencia en ese nivel según tres técnicas distintas: media móvil, mínimos/máximos locales y directriz de tendencia.

¿Hasta dónde puede rebotar? En 1270 tiene el primer retroceso Fibonacci, y en 1390$ está el más importante, el del 38% de toda la caída que acumula desde 2011 (y que a su vez es sólo una corrección dentro de una tendencia de largo plazo). Esto son niveles orientativos: aquí lo importante es que planteamos un rebote potencialmente importante, y queremos saber cómo sacarle provecho con un riesgo controlado.

Sin gestión, lo que haríamos es comprar y colocar un stop por debajo de los 1100$ (último mínimo local). Eso implicaría una pérdida del 6%, a comparar con el beneficio del 18% en caso de que "acertemos" y se produzca un rebote hasta los 1390$. No está mal, pero... ¿y si se produce un escenario intermedio? Es decir, ¿qué pasa si se para en 1.300$ por ejemplo?

La clave es capitalizar beneficios, y para eso es fundamental realizar un análisis minucioso de los niveles clave que se van marcando. Lo primero, es haber entrado bien, es decir, antes de la ruptura de los 1.160$ en gráfico de velas semanales.

Empezar haciendo las cosas bien siempre facilita seguir haciéndolas todavía mejor.

95e23703779d97dc7bf8ba3c6b186fb57e79be63

En el gráfico anterior he marcado algunos de los niveles que podrían frenar el precio a lo largo de la subida. Lo ideal es comprar en recortes, es decir, en caídas de corto plazo (usando el gráfico de velas diarias), siempre que en gráfico semanal siga evolucionando favorablemente.

Imaginen esta secuencia:

1. Compro a 1.150$. Después, supera la resistencia 1.160 y sube hasta los 1.220.
2. Recorte de corto plazo, y compro a 1.190. Después, supera la resistencia 1.220, tras lo cual veo que empieza a coger velocidad.
3. No espero mucho, y añado otras pocas (la mitad de lo normal) en cuanto hace un pull-back hacia los 1.220$.
4. Sigue subiendo hasta los 1.290$. Sigo analizando el gráfico a diario, y creo que todo va bien, no hay señales para desconfiar. Así que en un recorte hacia los 1.270$, vuelvo a comprar unas pocas, anticipándome a la ruptura de los 1.290$.
5. En esa ruptura lo vigilo de cerca. Si puedo, añado otras pocas, y si no, pues aguanto ya el tramo final de lo que queda, que es cuando más voy a ganar, porque estoy bien cargado.

Por supuesto, esto es sólo un ejemplo de entre los miles que se pueden producir, pero me sirve para ilustrar lo que es la gestión. Obviamente, todo depende de nuestra habilidad para ir confirmando o invalidando nuestro escenario en base a lo que haga el precio. Esto es algo complicado, pero la idea esencial está ahí: debemos operar con prudencia, con cautela, pisando el acelerador según vamos teniendo razón, y frenando si el mercado nos quita la razón. En cualquier momento se puede producir algo inesperado y echar por tierra nuestro escenario.

Para salir hay que hacer lo mismo: en cuanto veamos algo que no encaja (por ejemplo, la perforación de un mínimo local reciente, que rompe la secuencia alcista de máximos y mínimos locales crecientes), tenemos que vender una parte. Si no hay rebote, y la cosa se sigue torciendo, vender otro trozo. Y si además cae otro soporte de corto plazo, pues otro más, y así hasta vender el último trozo de la posición global. Para vender, la progresividad tiene que ser menor, es decir, hay que ir más rápido: en cuanto veamos cosas que no nos gustan, hay que salir. Lo ideal es no mantener posiciones donde no tengamos muy claro que merece la pena estar. Asumir riesgos porque sí no tiene sentido.

Alguno pensará que así es difícil pegar un pelotazo, porque nunca compraré a 1.140 para vender a 1.390. Y es totalmente cierto. El objetivo de un buen gestor no es pegar un pelotazo, sino GESTIONAR. Y para eso debemos mantener siempre una estrategia defensiva.

Con este enfoque PROGRESIVO, si se cumple nuestro escenario inicial de subida hacia los 1.390$ (insisto que es un nivel orientativo para ilustrar este post sobre gestión), nuestro precio medio de compra puede estar en torno a los 1.220$-1240$, lo cual sigue estando bien, pero sobre todo, nos permite tener el riesgo controlado. Hemos ido comprando más a medida que teníamos un colchón, lo cual es importante económica y psicológicamente.

Para terminar, os dejo los gráficos de la PLATA, el AZÚCAR y el CAFÉ (ETFs), insistiendo en el carácter conceptual de este post, obligatoriamente simplista y esquemático, donde prentendía simplemente dar un paso más allá del típico análisis o escenario, hablando de algo que es importante para cualquier cartera: la gestión dinámica de nuestras posiciones. Aquí sólo he hablado de UNA posición (el oro), pero en realidad esto es algo que debemos hacer con el conjunto de nuestras posiciones, calibrando igualmente el riesgo sistémico global.



8425c880c710fca42b9980a900074d657eb4ac03

e4dd05306af24a5594733a601c7a98bce66c3344


f708fd264cfc56056bad01e861ba681ded3fc375

domingo, 18 de octubre de 2015

SP500 en máximos de 2 meses: claros y sombras del panorama global

Ayer jueves, el SP500 rompió una pequeña resistencia de corto plazo. Pequeña pero significativa, porque significó cerrar en máximos desde el pasado 20 de agosto, por encima de todo el "barullo" correctivo del doble suelo de corto plazo. La consolidación durante la primera mitad de la semana fue suave, formando una figura de libro: superó el máximo local del 16-17 de septiembre para frenarse en los 2020 puntos (máximo intradía del 17 de septiembre), y desde ahí volver a buscar apoyo en los 1990 puntos, antigua resistencia ahora convertida en soporte. Apenas dos velas negras (que en Europa han sido tres), antes de seguir subiendo hacia nuevos máximos, se puede decir que es la variante fuerte del escenario: sigue habiendo fortaleza, y los bajistas seguramente siguen en apuros para cerrar sus posiciones.

1df071ea90611ba8b8e661ba405f0485d7802c0e

El riesgo de hoy viernes era que ocurriera lo mismo que con el Euro-dólar, que ha formado una vela negra peligrosa: tras escapar hacia nuevos máximos, la vela negra nos lanza una señal de nuevo fallo alcista (lo cual no significa que seamos bajistas).

197d8c3bb3f851e52bb4313f7ab26631a366480f

El escenario de caída del dólar (subida del euro) que planteé en mi post sobre Macro y estrategia global, como motor de la subida en bolsa tendrá que esperar, pero eso no significa que el actual escape de continuación alcista en las bolsas esté en juego: lo que manda es el precio del mercado que estamos analizando, el SP500.
La figura del SP500 está siendo de libro, respetando la resistencia 2020 puntos, para hacer pull-back hacia 1990, y otra vez para arriba. Los valores pequeños y medianos, aunque van con un pequeño retraso, también acompañan. No estoy preocupado por este lado: la amplitud de mercado no tiene por qué acompañar día a día, sino simplemente de forma global, y en estos rebotes posteriores a niveles de miedo muy altos, menos todavía.

4f9746528adc14bfefab39b25077e598dc341df3

Y siguiendo con el otro factor del que hablé, las materias primas, hay que destacar que el petróleo también ha echado el freno, aunque otras materias primas como el azúcar o el zinc han rebotado fuerte.

b507aab3a1be820b5260b8ff3be33194ed1192a9

Mi escenario inter-mercados no me obsesiona: la bolsa puede subir hacia nuevos máximos, aunque euro-dólar y materias primas no concreten el giro, al menos a la misma velocidad. Lo que de forma constante debemos observar es tanto la Macro como la Micro (o sea, los beneficios empresariales). Y ahí encontramos tanto casos positivos como negativos, y la gente suele fijarse en los que corroboran su visión, o mejor aún, su estado emocional.
Tenemos tanto ejemplos buenos como malos, tanto en la Macro como en la Micro.

Por el lado positivo, a nivel Macro, las peticiones iniciales de desempleo en EEUU siguen batiendo récords y caen a niveles que no se veían desde la era del Presidente Nixon, ni más ni menos.

ae9d3ce6327e7f541cd9b499cd5c0077cce916bc

En cuanto a la Micro, esta semana Intel presentó resultados y sorprendió positivamente.

286029d8836b4d0bcc6cdebdfc1dab05a54e532d

Sin embargo, mi sensación es que creó mucho más revuelo la decepción de Wal-Mart, lo que por otro lado no es técnicamente una sorpresa, puesto que su tendencia (de corto plazo) ya era bajista.

5934b16ba2dd419baf154872b9864ec1777b587c

Y también por el lado negativo, tenemos por ejemplo los nuevos pedidos en el sector manufacturero según el Philly Fed, ya en zona negativa. Y eso preocupa a muchos, a pesar de que ya vimos que el sector manufacturero representa sólo un 12% del PIB USA.

a7dd2297df89906497edc2fa50e03dcfa9db3bb2

Como siempre, la labor del analista es imprescindible, porque siempre encontraremos indicadores que digan una cosa u otra. ¿Cuáles tienen más peso? ¿Cómo elaborar una conclusión razonada, libre de sesgos y prejuicios? Eso es lo difícil, y es lo que marca la diferencia.

Yo mantengo mi escenario alcista (quizá lo tenga que suavizar próximamente...), porque además de una Macro que sigue expansiva, lo que decanta la balanza en mi opinión ha sido el destacado miedo que hemos visto en esta corrección. Esa es la razón que me permite plantear un rebote fuerte y vertical (como estamos viendo). Vean el siguiente gráfico que mide el sentimiento en los mercados combinando varios indicadores, y que pueden seguir en este enlace actualizado diariamente. Observen que hace un mes estábamos en situación de "miedo extremo". Con el SP500 en máximos de casi dos meses, hemos vuelto a zona neutra, aunque todavía por debajo de la media, lo cual es curioso igualmente. En breve llegará el momento de empezar a plantearse si es sólo un rebote o una continuación de tendencia alcista en toda regla.


7fbd544aaed3c5d20829228887ffeb6044701845

Este fin de semana hablaré de cómo gestionar escenarios, ya que la mayoría de la gente confunde análisis y gestión, cuando en realidad son dos cosas muy diferentes (ver mi post de mayo 2013: "Gestor y analista: dos profesiones cuya confusión sale muy cara"). Es algo que se aplica muy bien a la actual fase de rebote, y que también vale para esas figuras de suelo y posible cambio de tendencia (o al menos fuerte rebote) que estamos viendo en el Oro, Plata, azúcar o café.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Los alarmistas crónicos se giran ahora hacia los malos resultados empresariales

Hace tiempo que dije que un analista técnico también debe fijarse en los beneficios de las empresas, porque constituyen un indicador en sí mismos, tanto a nivel particular como a nivel global. De hecho, durante los últimos años los "profit margins" (márgenes de beneficio) han sido un tema estrella y muy polémico, enfrentando a los que consideran que los niveles de récord histórico alcanzados por las empresas americanas no son sostenibles, con los que piensan que un cambio de metodología contable ha echado por tierra cualquier comparación histórica.

El siguiente gráfico nos muestra ese cálculo de márgenes corporativos a nivel global para las grandes corporaciones USA. Se observa un rebote en los dos últimos datos correspondientes al primer y segundo trimestre de 2015 (curiosamente), volviendo por encima de la barrera del 10%. ¿Simple rebote técnico?

ff4caa3170eaf37266b296621c56874e5b5d0c32

Aquí ocurre lo de siempre: se puede tener razón en la idea, pero estar equivocado en el timing (y llegar pronto por 2 o 3 años...que viene a ser lo mismo que estar equivocado). Hace dos años y medio (en abril de 2013) que escribí este artículo sobre el cóctel explosivo de la economía USA, con argumentos que siguen siendo válidos.
La gran ventaja de mi enfoque es que tengo un MÉTODO GLOBAL (Técnico, Macro, Sentimiento y Fundamentales), y ante todo técnico, es decir, los gráficos son mi última referencia antes de lanzarme a comprar o vender. Gracias a eso, dejé aparcado ese argumento (que de todas formas es de largo plazo), y me centré en la fase expansiva tanto de la macro como de las bolsas en sus gráficos de medio-largo plazo.

Dicho esto, ese doble argumento de: 1- bolsa que "no está barata" (con la salvedad de los cambios de metodología contable), y 2- márgenes de beneficios en máximos, es algo que nos persigue en el tiempo. El argumento principal es que teniendo unos márgenes de beneficios muy elevados, y siendo esto cíclico (es decir, que tiende a volver a la media), lo más normal es que tarde o temprano la esencia del capitalismo entre en acción, y allí donde hay beneficios suculentos, aparezcan competidores que hagan bajar esos márgenes, es decir, bajar los beneficios. El efecto perverso (y por tanto el riesgo para la bolsa) aparece entonces: un PER por encima de la media significa que existe cierta confianza en la bolsa y se pagan los beneficios a un precio "caro". Y si además de pagarse caros los beneficios, resulta que éstos caen, puede ocurrir que aparezcan las dudas sobre el futuro y se empiecen a pagar menos caros. Y al final la caída en los profit margins y la caída en el PER es un efecto doble que se multiplica para hacer caer la bolsa, algo que por otra parte es lo que ocurre en todas las recesiones y explica la volatilidad de la bolsa a medio y largo plazo. Ese es el riesgo que sigue planeando sobre nuestras cabezas, aunque como digo, no sirve para afinar con el timing (ni siquiera a medio plazo).

¿Habrá llegado la hora del apocalipsis? Mi opinión es que el ciclo alcista está ya en fase avanzada, lo cual no es sinónimo de fase terminal, y hay que tener mucho cuidado con eso. No solo para no vender demasiado pronto, sino también para no abrir cortos demasiado pronto, porque eso es doblemente letal (dejas de ganar si te equivocas...y encima pierdes dinero en un mercado alcista).

Unos márgenes de beneficios en torno al 10% pueden ser sostenibles en el tiempo (tal y como se está viendo), sobre todo en un mundo donde la tecnología ocupa cada vez más espacio. (Un sector con márgenes tradicionalmente superiores). Y las valoraciones de las acciones (PER) están relacionadas con los tipos de interés bajos: la inversa del PER es la rentabilidad de la acción por beneficios, y en la medida en que los tipos sean bajos y no existan alternativas de inversión rentable, es normal que las acciones rindan menos (es decir, es normal que estén un poco más caras que la media histórica). Los intentos recientes de rebote en los tipos de interés se han saldado con una vuelta a mínimos, y a medida que la FED siga retrasando el inicio (y sobre todo el ritmo) de la subida de tipos, se permite una prolongación de este escenario de PER medio-alto que en realidad no es tan alto si lo medimos en comparación a los tipos de interés.

Repaso al tema clave de los beneficios

Entramos en la temporada de presentación de beneficios de las empresas, y como siempre, se lanzan apuestas y predicciones...que como siempre, fallarán.

En esta ocasión, la expectativa es mala, bastante mala. Se espera que por primera vez desde 2009, vuelvan a caer los beneficios de las 500 empresas del SP500 (vistas globalmente) por segundo trimestre consecutivo, y además bien: el consenso de mercado según FactSet espera una caída del 5,1%, aunque la propia FactSet explica que el consenso suele ser muy pesimista, y se equivoca de media (durante los últimos 4 años) exagerando la caída en 2,9 puntos. De ahí que se "imaginen" que la caída final de resultados será de un 2,2%, tal y como se refleja en este gráfico:

658f53fa09be7885b10f62d4b10694669a0bc220

El argumento principal esgrimido por las compañías será otra vez la fortaleza del dólar, igual que ocurrió en el primer trimestre de este año (cuando por cierto, la realidad fue mucho mejor que las previsiones). ¿Qué pasaría entonces si este nuevo arranque o amago alcista del euro frente al dólar, cuaja de verdad, tal y como planteé en mi post reciente sobre Macro y Estrategia global? Ya que la bolsa se adelanta, lo lógico sería que se anticipara una recuperación de los beneficios de las empresas gracias a la nueva debilidad del dólar, y por lo tanto un euro alcista sería bueno para la bolsa americana, y lo podríamos usar como indicador adelantado.

Este cambio de tendencia en el dólar es un escenario importante a vigilar. No sólo si se produce, como indicador de fuerza para las bolsas y emergentes, sino también si no se produce, y vemos un giro a la baja en este gráfico del euro, por debajo del nivel 1,12 (primer soporte de corto plazo).


d61e5f236e79b9594cf21de9c74c30fbb5844361

La gran pregunta que me hago es qué otra cosa puede empujar los beneficios de las empresas hacia abajo. Una vez "digerido" el efecto de la caída del petróleo (que afectó al sector energético en gran medida, y por tanto tuvo su impacto en los datos globales del SP500, pero es un efecto "de una sola vez"), y digerido también el dólar fuerte (que después del primer trimestre de 2015 ha dejado de subir), ¿puede realmente la debilidad del crecimiento mundial y la crisis de los emergentes arrastrar los beneficios de las empresas hacia una caída del 2,2%, es decir superior a los efectos anteriores? Por supuesto, existe la posibilidad de que haya otra razón que no estoy sabiendo ver ni intuir...y por eso me repito esta pregunta periódicamente, leo y busco otras posibles explicaciones. Si alguien tiene ideas, ¡ que escriba un comentario por favor !

Recuerden un par de datos:

1. El 70% del PIB americano se debe al consumo interior, que es el primer indicador que hay que mirar: ¿están consumiendo menos los americanos? Claramente no. Aquí no hay motivo de preocupación por ahora, al revés: el dólar fuerte ha tirado los precios de la gasolina y abaratado importaciones, permitiendo que el consumidor americano se sienta más fuerte y seguro, como muestra la confianza del consumidor americano, que ha ignorado las turbulencias bursátiles.

681423acace6ab34cb1ea3cb402c7be92082382f

Algo que por cierto también vemos en Europa, donde la confianza del consumidor ni se ha inmutado con las recientes caídas bursátiles (provocando otra de las divergencias significativas de estos últimos meses). En el siguiente gráfico vemos algo todavía más interesante: una caída fuerte en las intenciones de ahorro y una subida fuerte en las intenciones de grandes compras por parte de los consumidores de la zona euro.

51483f15c8832d8532e7198d0cf08f0099f8cd94

El sector servicios es importante en EEUU y las economías desarrolladas, puesto que como vimos, la industria sólo representa el 12% del PIB americano. La esgrimida debilidad de las exportaciones y ralentización mundial no es algo que afecte por tanto al PIB USA de una forma tan directa y contundente como se suele creer, y menos para provocar una recesión (lo cual no debe hacernos bajar la guardia, insisto, pero cada cosa a su tiempo).

Por otra parte, cuando hablamos de PIB, nos estamos refiriendo al Producto Interior Bruto, es decir, la riqueza creada dentro de EEUU. Mientras que cuando hablamos de beneficios de las empresas del SP500, que al fin y al cabo es lo que más nos interesa (porque es la propia bolsa), tenemos que pensar que esos beneficios se pueden generar dentro o fuera de EEUU. Así que la gran pregunta es:

¿En qué medida puede afectar la ralentización mundial a los beneficios empresas del SP500?

Esto nos lleva al segundo dato que quería comentar.

2. El 84% de las ventas (y el 77% de los beneficios) de las empresas del SP500 son a (o provienen de) EEUU o Europa. Es decir, el resto del mundo (y por tanto los emergentes) cuentan menos de un 15% en los beneficios de las empresas del SP500.



6251cfafb252e92de74032532c819cfd35cab37a
659a368d4efd0811567549656188df3fff94d30b

Estos dos datos parecen demoledores, ¿no? Quizá por eso la bolsa se resiste a caer...lo cual no significa que haya que bajar la guardia, porque como dije antes, estamos en un entorno explosivo: PER del SP500 en torno a 16-18 y Márgenes por encima del 10%, tienen sentido en un entorno de tipos bajos sostenidos en el tiempo, y sin shocks externos fuertes. En el momento que los tipos no sólo empiecen a subir, sino que lleven un tiempo subiendo y estén por ejemplo 2 puntos por encima, ¿qué pasará? El riesgo a largo plazo sigue estando ahí, igual que lo estaba en 2013. Eso no es difícil de ver. Lo difícil es gestionarlo con un timing razonable.

Otro detalle interesante: si el dólar se debilita, los emergentes lo agradecerían, y mientras para muchos sería una buena señal para el crecimiento mundial, también tendría el efecto mecánico de hacer subir al petróleo (¿o viene antes el huevo?), y reducir el poder adquisitivo de los americanos, es decir, reducir el consumo. Al final, en economía todo es cuestión de equilibrios: el petróleo y las materias primas deben rebotar lo suficiente (y el dólar caer) como para dar aire a los emergentes y contener la crisis, pero no demasiado como para reducir la capacidad de consumo de los americanos. Si conseguimos un equilibrio (aproximado), el escenario para las bolsas mundiales debería despejarse.

Durante las próximas semanas tendremos más datos. Mi escenario es que dado el pesimismo que hay con los beneficios empresariales, hay mucho margen de sorpresa positiva, y eso combinado con la situación técnica de las bolsas, podría favorecer ese escenario alcista que por ahora sigue siendo el que veo más probable.

¡ ÚLTIMO DÍA para apuntarte a mi curso de Análisis Técnico online !
Si te interesa, consulta aquí el temario y el horario, y apúntate ya.

domingo, 11 de octubre de 2015

La importancia del timing: gestión de una fase correctiva

El viernes de la semana anterior los mercados americanos lanzaron una señal positiva al cierre de sesión, una señal que fue confirmada el lunes al cierre en las bolsas europeas. Son señales técnicas positivas que estaba esperando para cerrar mi cobertura sobre SP500 y abrir estrategia alcista en el DAX. Y al cierre de semana, resulta que los mercados siguen para arriba, y también lanzan señal de compra en gráfico de velas semanales, tal y como vemos en el siguiente gráfico.

c86e7236e594615706d65246df113d05d5f50212

En mi curso explico la técnica del triple screener, muy sencilla en su concepción y en su realización, y que sin embargo poca gente comprende y utiliza. La clave del enfoque es utilizar un gráfico cuyo horizonte temporal sea inferior a tu horizonte temporal de referencia. Por ejemplo, en mi caso, mi horizonte es el medio plazo (entre 3 meses y un año), y por eso miro gráficos en velas semanales para observar tendencias y figuras de techo, pero afino las entradas y salidas con el gráfico de velas diarias. Un punto clave.

Aquél que invierte a medio plazo y sólo tiene en cuenta el gráfico semanal, se pierde una riqueza muy importante, y a veces le fallará el timing, que es clave para el éxito de las operaciones. En esta ocasión, por ejemplo, ¿qué diferencia hay entre cerrar cortos y comprar el martes pasado (e incluso el propio lunes en realidad), y hacerlo el próximo lunes (ya veremos a qué precio)? Casi una semana, que en el gráfico representa ésto:

baa4c4b204b2014530a2e5bf0af8ae0d6f32ba18

El SP500 cierra este viernes por encima de los 2000 puntos, formando eso sí una peonza (figura de velas que puede indicar cambio de equilibrio de compradores a vendedores, a corto plazo), pero sin duda entramos en fase de tensión para los cortos (bajistas). Paralelamente, el Ibex cierra por encima de los 10.300 puntos, con un gap alcista en la sesión del viernes y una vela blanca que se mantiene arriba. Los bajistas con cortos abiertos, y los alcistas que esperan un recorte para entrar, se están empezando a poner muy nerviosos.

854584dba0198d35d81f7554359e1196991f6ec4

Por supuesto, no descarto ese pull-back, que desde el miércoles planteo hacia la zona de los 9.900 puntos, y ahora subo hacia los 10.000 puntos. Quizá la peonza del SP500 dé paso a una apertura bajista el lunes, y lo mismo para el Ibex, que formaría entonces una pauta de velas potencialmente peligrosa (a corto plazo). Todo esto son conjeturas y decisiones que iremos viendo en su momento. Mi escenario principal es alcista, y sería muy razonable detenernos en esta zona de resistencias de corto plazo, para tomar aire (en tiempo o en precio), considerando que hemos vivido la mejor semana en el Ibex desde 2012. Pero... ¿y si la urgencia de los cortos y los nervios de los alcistas que esperan corrección para entrar nos deja sin pull-back? Terminaríamos teniendo el mejor mes desde 2012.

La cuestión es que como comenté esta semana, cuando tienes clara la dirección del mercado a medio plazo (que es alcista) y el sesgo de corto plazo ha dejado de ser bajista (como comenté el viernes anterior y el lunes pasado), ¿por qué esperar e intentar ser el más listo? Con el tiempo y la experiencia he dejado de negociar con el mercado cuando globalmente el precio sigue siendo atractivo y lo tengo claro. Si quieres estar en mercado y lo ves claro, entra y no lo pienses más.

Luego podemos debatir sobre aspectos más técnicos, por ejemplo, la importancia de los cierres de cortos después de un mercado que ha sido especialmente miedoso y desconfiado. Sería una razón para plantear que el rebote va a seguir siendo vertical sin dar casi opción a los cierres de cortos, es decir, sin casi recortes que permitan a los que llegan tarde, subirse al tren a un precio digno. Esto puede ocurrir...o no, pero lo que debemos plantearnos es qué escenario nos dolería más:

1- Un recorte fuerte del mercado después de haber comprado nosotros, viendo que podríamos haber entrado a mejor precio, y sobre todo, evitándonos el miedo a nueva fase bajista de medio plazo, o

2- Una subida de mercado sin descanso, después de haber salido nosotros (o pospuesto las compras) esperando un recorte de mercado que no se produce (o en menor medida de lo esperado), es decir, que no conseguimos entrar.

En mi caso lo tenía claro: asumía que hubiera recaída, e incluso que me hubiera equivocado, lo cual en mi caso significaba comprar DAX a 9.200 puntos de precio neto, y mantener la cartera actual sin cobertura. Asumir eso significa aceptar que cuando los demás se vuelven aversos al riesgo, es cuando yo quiero asumir riesgos, con todo lo difícil que es asumir riesgos cuando todo tu entorno está haciendo lo contrario.

Repaso del seguimiento de la corrección desde sept.

Pero claro, llegar a esta conclusión no es fácil, y es un proceso que se va desarrollando progresivamente durante la fase correctiva. A partir de cierto punto, ves que los niveles de miedo y desconfianza son altos y generalizados: de eso estuvimos hablando entre el 11 y el 16 de septiembre. Después, miras los gráficos y a pesar de todo tienes que reconocer que el sesgo de corto plazo sigue siendo bajista (post del 20 sept), y como nunca se sabe, prefieres estar cubierto (22 de sept).

Lo curioso del tema, es que teniendo una convicción clara del sesgo alcista de medio plazo, cuando miras gráficos de corto plazo, sigues sin fiarte, y sólo te sientes con confianza de plantear una estrategia alcista con opciones sobre BMW, aprovechando el escándalo Volkswagen. Es decir, estás más tranquilo en un valor que conoces y en el que confías mucho, que en el mercado en su conjunto. En el peor de los casos, no me importaba comprar BMW 10€ por debajo del precio actual, que es lo que ocurriría si el mercado seguía cayendo y mi estrategia sobre BMW salía mal.

Para el mercado en su conjunto, ya en la última semana de septiembre, seguía esperando que se produzca un fallo bajista de corto plazo (post del domingo 27 de sept), que me marque el timing de una entrada alcista a medio plazo (reentrada, cierre de cortos, o simplemente para añadir posiciones, según el caso de cada cual). Eso sí, la paciencia tiene un límite, y aunque todavía el sesgo corto plazo es bajista, decido que hay que recoger beneficios de mi estrategia bajista (de cobertura) con opciones sobre DAX (post 29 sept): un 10% en 9 meses, perfecto.

Finalmente, al cierre del pasado viernes 2 de octubre para EEUU, y del lunes 5 de octubre para Europa, tenemos la confirmación técnica del doble suelo y fin del sesgo bajista, por fin. Momento de cerrar estrategias bajistas de corto plazo (el único horizonte que estaba bajista) e iniciar compras y estrategias alcistas, sin prisa, pero sin pausa. Si has seguido bien el proceso anterior, no necesitas más confirmación: si no actúas en estas situaciones, ¿cuándo lo vas a hacer?

90b057c36f0af6ada2301bf3d12cd90092a543b3

La cuestión ahora es muy sencilla. Si miramos este gráfico del SP500 en velas semanales, vemos esa clara ruptura de resistencias, que confirma el sesgo alcista. Pero, ¿esperas un pequeño pull-back hacia los 1990 puntos, antigua resistencia ahora soporte? Desde luego sería muy razonable esperar que en algún momento de esta próxima semana el mercado caiga un poco, y tengamos un recorte hacia ese nivel...e incluso menos, todo es posible. Pero, ¿y si no se produce? Te puedes permitir no haber añadido posiciones y ganar menos con la cartera que tengas actualmente, manteniendo el resto en liquidez. Pero no te puedes permitir mantener cortos (si los tenías), ni estrategias de cobertura ya sea con coste o en forma de sacrificio de beneficios en caso de subida fuerte, porque justamente, existe una probabilidad no despreciable de subida fuerte.

En definitiva, el mensaje es claro: aunque tu horizonte sea el medio plazo, debes utilizar los gráficos de corto plazo (velas diarias), sobre todo en fases tan críticas como la que hemos vivido estas últimas semanas. Sólo aquí interesa ser rápido y vigilar señales diarias: buscamos el día ó días concretos en los que pasar a la acción, cuando el corto plazo vuelve a estar en armonía con el medio plazo. Aunque claro, todo eso pasa por no confundir cuál es la tendencia de fondo (medio-largo plazo) que nos interesa, y saber interpretar las señales del corto plazo. Si estás esperando una gran corrección o incluso un mercado bajista, ya de partida vas al revés, y si además tardas en darte cuenta de que el sesgo de corto plazo ha cambiado, entonces lo tienes todavía más difícil...

Por último, la macro y el sentimiento son también una ayuda muy valiosa, tanto para establecer (y confirmar) el escenario global como para calmar los nervios en momentos puntuales.

¡ Últimos días para apuntarte a mi curso de Análisis Técnico online !
Si te interesa, consulta aquí el temario y el horario, y apúntate ya. ¡ Empieza el próximo martes !

Russell 1000 Growth vs Value: Los valores de calidad recuperan más en las fases de rebote

Este es uno de los grandes secretos o verdades que debemos conocer como inversores: los "Value", es decir, valores de gran calidad, caen junto con el resto del mercado cuando hay fases correctivas o grandes crisis, y suben incluso menos que el mercado en las fases de especulación y euforia. Pero cuando de verdad se desmarcan es cuando llega el momento de separar el grano de la paja, es decir, cuando pasa la crisis y llega un primer rebote. Ahí es donde suben más que el conjunto del mercado.

Esto es válido tanto para el corto plazo como para el medio y largo plazo. Es la razón por la que los grandes fondos "Value" subieron mucho en 2009 por ejemplo, y también la razón por la que lo hicieron tan mal en 1999 o en 2007.

Conocer y comprender esta realidad a fondo es algo muy útil para todo inversor, así que volveré a hablar de ello más detenidamente.

Os dejo por ahora la comparativa de los gráficos de los ETF Russell 1000 VALUE vs GROWTH, a modo de ejemplo.