HOME BLOG MERCADOS ECONOMIA FILOSOFIA

domingo, 24 de enero de 2016

IBEX, DAX y SP500: Indices Total Return y correcciones largo plazo

En fases de caída e incertidumbre como la actual, se pone uno a tope a leer y buscar "explicaciones" que puede no haber visto antes, y aunque los mercados son a-b-c y los ciclos funcionan igual, siempre estamos buscando "lo nuevo y diferente", pensando que nos falta mucho por aprender y descubrir. Eso está muy bien, porque nos ponemos la pilas, aprendemos y comprendemos mucho mejor lo que pasa en el mercado. Las crisis son las fases en las que más avanza y mejora la humanidad.

En cierto modo es verdad que nos falta mucho por aprender y descubrir, así que una crisis (grande o pequeña) nos viene muy bien para sacudirnos de la zona de confort y sacar lo mejor de nosotros mismos. Debemos asumir que somos ignorantes, y el futuro no es predecible, así que hay una parte en el mundo de la inversión, que nunca podremos comprender y controlar. Por eso justamente mi enfoque se basa en asumir que el método más defensivo que hay es estar "casi" siempre en mercado (aunque es muy importante matizar "dónde y cómo" hay que estar), y tratar sólo de librarse de las partes más crueles y destructivas de las tendencias bajistas, esas que se producen en entornos macroeconómicos recesivos. El resto del tiempo, hay que acompañar a la bolsa, estar ahí ... y esperar, basándonos en dos verdades que en realidad son una sola, pero vista desde dos ángulos diferentes:

1- Técnicamente, se dice que "la tendencia es tu amiga", y que la mayoría de las grandes tendencias seculares van más allá de lo que todo el mundo espera. Por eso se dice que hay que acompañar las tendencias hasta que mueran, y no darlas por muertas antes de tiempo.

2- Macroeconómicamente, se dice que "los economistas han predicho 9 de las últimas 3 recesiones", lo cual significa que por definición, los economistas son muy pesimistas. Y no se crean que los números están elegidos al azar: predecir 9 de las 3 últimas recesiones significa que aproximadamente ven el triple de recesiones de las que realmente hay, y eso significa que por cada tres veces que "avisen de una recesión inminente", sólo una se cumplirá realmente. Las otras dos serán excelentes puntos de entrada para un inversor de medio plazo.

Con esta premisa, no exenta de riesgo y sufrimiento, tenemos que vigilar con cierta flexibilidad, la cercanía de tendencias bajistas en formación y de recesiones. Por supuesto, este enfoque de fondo no significa que no podamos (y debamos) adoptar estrategias defensivas para proteger nuestro capital, que es bajo mi punto de vista, el objetivo número uno de cualquier inversor. Ahí hablamos de decisiones tácticas, de gestión dinámica y progresiva, y de estrategias de cobertura con opciones, cuando se rompe un soporte o un nivel técnicamente relevante. Como digo a menudo, Gestión y Análisis son dos mundos muy diferentes, que pueden llegar a estar muy lejos uno del otro. Hay excelentes analistas que son pésimos gestores, y al revés, hay gestores brillantes que son muy malos analistas.

Pues bien, tras esta larga introducción, quiero hablaros en este post de algo que he "redescubierto" a raíz de este post de Carlos Doblado donde habla de los índices Total Return. Digo que lo he redescubierto porque en realidad es algo de lo que yo mismo hablo a menudo, y es por ejemplo la razón por la que uso el DAX como índice principal, y como subyacente para las estrategias con opciones (el DAX es de los pocos índices que está construido en origen como Total Return, es decir, incluyendo la rentabilidad que se obtiene por dividendos).

Como bien dice Carlos, a veces hacemos cosas por rutina que sabemos que no son del todo correctas, y en mi caso, eso significa analizar el SP500 como otro índice de referencia, sabiendo que no es un índice Total Return. ¿Por qué no uso el SP500 Total Return? Pues principalmente porque la plataforma que uso (ProRealTime) no lo ofrece. Ahora empiezo a usar iBroker, pero ahí tampoco lo tienen (cosa que es normal porque no se puede operar sobre él), y en general, es un índice difícil de encontrar en webs habituales, porque no es una referencia mundial ni mucho menos. Lo tienen por ejemplo en Yahoo finance, pero no es un gráfico cómodo de analizar para un chartista como yo...

Una solución alternativa, como propone Carlos, es usar el ETF del SP500, cuyo código es SPY, que sí tienen en iBroker por ejemplo, puesto que se puede operar sobre él, pero ahí necesitamos un gráfico ajustado por dividendos, cosa que PRT no ofrece, pero VisualChart sí (aunque hay que indicarle que lo ajuste por dividendos, es decir, no viene por defecto...).

A corto o incluso medio plazo, las diferencias son sutiles, pero a largo plazo son importantes. Observen por ejemplo los siguientes dos gráficos de largo plazo, el primero el SP500 normal y el segundo el SP500 TR (Total Return):



011617d022d5196956c5ea312bdb842d86217e01

fecd5075820c19b4439a229adcdb2173bd62226c

¿Ven el doble suelo que existe con los mínimos de 2003 y 2009 en el TR, mientras que en el SP500 el mínimo de 2009 está por debajo? Al final de lo que se trata es de analizar "qué ofrece el mercado", para realizar un análisis lo más cercano posible a la realidad. Si usamos el gráfico del SPY esa aproximación tampoco será exacta, pero siempre estará más cerca que con el SP500.

Desde luego, cuando veo estas cosas, se me revuelven las tripas. Con la pasta que mueven los mercados y toda la industria financiera, es una vergüenza que no se ofrezcan datos de mercado gratis (en abierto) y fiables. Y no solo no son gratis, sino que además las versiones de pago no te dan la información que realmente quieres saber, en este caso, todos los índices en su versión Total Return.

Los alemanes son más serios, también en esto, y el DAX es total return, de partida. Bravo.
Pero volviendo al tema del post, ¿hasta dónde puede corregir el SP500? Pues desde luego tiene sitio, porque lleva casi siete años subiendo sin apenas sustos ni crisis graves. Pero mi criterio y mi enfoque es el siguiente (a desarrollar en próximos posts):

- No existe figura de techo. Para que se forme debemos esperar aún largos meses. Primero caer quizá otro 10%, después rebotar hacia el antiguo soporte, incluso superarlo, volver a caer, etc. Igual termino vendiendo a 1.800 puntos, incluso a 1.600 dentro de 10 meses, pero por ahora no hay tendencia bajista alguna que ni siquiera se intuya.

- De la misma manera, no hay recesión que se intuya, por mucho que se diga, en EEUU. (todo esto a desarrollar en próximos posts). En Europa no solo no hay recesión, sino que estamos creciendo al mayor ritmo en más de cuatro años. Así que si los mercados se equivocan en su visión pesimista del futuro, la reacción al alza puede ser brutal. ¿Oportunidad? Puede ser. Recuerden que el anagrama chino para la palabra "crisis" es el mismo que para la palabra "oportunidad".

- El sentimiento es de gran escepticismo y dudas. Mírenlo de otra manera: no sabemos si estamos en suelo o no, pero desde luego, el sentimiento de masas que existe hoy día en Europa y EEUU está muy lejos del sentimiento de euforia que se vivió a finales de los 90 (y techo de 2000) y en 2007 (techo y caída 2008). Sea como sea, esto no es un caldo de cultivo de un gran techo secular de largo plazo. Vean por ejemplo el nivel de búsquedas en Google de las palabras "Sell Stocks" (vende acciones), en máximos desde finales de 2008, es decir, una época de debacle final de mercado bajista (y no de techo y principio bajista). De nuevo, tal y como vimos en agosto, una pequeña caída en el SP500 provoca una abrupta caída en el sentimiento general. Muy llamativo.

c84ce87b3e98d7e27e493c68a86b87c49259310e
Ya sé que muchos están pensando que si China, que si el crecimiento mundial, que si los tipos, que si los bancos centrales y la liquidez, etc. Pero esto no funciona así: factores de desequilibrio siempre hay, y siempre los ha habido. Lo que debes responder no es cuáles son esos factores de riesgo, sino 1- Por qué son más importantes que los factores de crecimiento y expansión, y 2- Por qué ahora y no hace 6 meses, dos años...o dentro de dos años. Ninguna de esas dos preguntas son tratadas habitualmente en los medios. Nadie hace balanza, sino que los optimistas hablan de factores positivos y los pesimistas de negativos.

Personalmente no intento abarcarlo todo, y me centro en el TIMING, tanto técnico como macro. Técnicamente busco y espero figuras de techo de largo plazo, y tendencias bajistas ya claramente visibles en los gráficos, para preocuparme de verdad. Y macroeconómicamente espero a ver una entrada clara y visible en recesión o cerca de ella, no por parte del NBER (organismo que fija las fechas oficiales de recesión) sino por parte de los indicadores adelantados. Es decir, no trato de anticiparme, sino de observar el presente con objetividad (dentro de lo imposible que resulta ser 100% objetivo), y reaccionar a esa realidad semi-objetiva antes de que se produzcan las grandes debacles. Por supuesto, las opciones me ayudan mucho a alcanzar ese objetivo prioritario de defensa del capital.

El caso español: el IBEX.

En el SP500 esta distorsión tiene su impacto, pero dado que la rentabilidad media por dividendo en el SP500 es de un 2% anual, el impacto es menor que en otros índices con una rentabilidad por dividendo mayor, como puede ser nuestro Ibex, donde bancos y telecos han ofrecido históricamente una rentabilidad mucho mayor.
Vamos a plantear aquí ahora la pregunta del título de este post: ¿hasta dónde podemos caer? Pues si miramos este gráfico del Ibex desde mediados de los años 90, la lateralidad es evidente: estamos a niveles del año 1998, y por lo tanto, bajo la perspectiva del largo plazo, hay poco margen de caída, independientemente de los sustos de medio plazo que hagan temblar a los que operan a corto plazo.

16731c8a6b0df0c4ea4afe3470c52cdd4501db93
El objetivo bajista de este gráfico está en torno a los 8.000 puntos. Sería una sorpresa para mí que volviéramos a los mínimos del año 2012, sobre los 6.000 puntos. En cualquier caso, a partir de los 8.000 estamos en la parte baja del rango lateral de muy largo plazo, y por lo tanto es globalmente zona de compra (sin entrar en más detalles o escenarios alternativos).

Pero veamos ahora el gráfico del IBEX TOTAL RETURN. La película cambia totalmente. ¿Por qué? Pues porque los Santander, BBVA, Telefónica e Iberdrola son empresas que tradicionalmente han distribuido generosos dividendos, por encima del 4%, y eso se nota, y mucho. Vean el siguiente gráfico y compárenlo con el del Ibex anterior.

8d067b99935f46e206e955ffb627ecc62ec49380
Aquí ya no tenemos lateralidad amplia de largo plazo, sino una clara tendencia al alza, cuya pendiente del canal alcista que he dibujado es del 4,8%, es decir, casi un 5% anual.

Casi toda la rentabilidad que ofrece el Ibex 35 a largo plazo es vía dividendos. Dicho de otra manera, lo que la bolsa española nos dice, es que España es un país de rentistas. Aquí no se innova mucho, ni se crece mucho: se tiende a vivir de las rentas, tal y como podemos ver por otras vías, a través por ejemplo del anquilosado mercado inmobiliario (que sobrevive gracias a la privilegiada posición geográfica de España, cuyo clima la hace atractiva a Europeos, americanos y resto del mundo).

La figura de HCH (Hombro Cabeza Hombro) que se ha formado en el Ibex desde finales de 2013 adquiere aquí otro significado. Está en zona de máximos históricos, y permite por tanto plantear al menos un recorte. Hay que decir también que la tendencia de fondo en los mercados siempre será alcista (salvo escenarios deflacionistas...y salvo quizá entornos demográficos adversos como el actual...), ya que las empresas en fin de ciclo son reemplazadas por empresas nuevas como por ejemplo Inditex, que tiran del índice hacia arriba. La cuestión es si un país como España tiene dinamismo suficiente para que se produzca ese reemplazo generacional, o se va a conformar con seguir viendo a Telefónica y Santander como sus principales empresas. Personalmente pienso que de una forma u otra es difícil que asistamos a una tendencia bajista de largo plazo, y por lo tanto en todo caso planteo una corrección hacia la triple zona de soporte en torno a los 18.000 puntos del Ibex TR, donde confluyen la antigua directriz bajista perforada (línea roja), el soporte horizontal de 2011-2012 y la base del canal alcista de largo plazo.

Esto significa que le podría quedar al Ibex un 10-15% de caída antes de tocar suelo, en paralelo al resto de índices mundiales, con un SP500 tocando suelo entre los 1.600 y 1.800 puntos. No sería por lo tanto un cambio de tendencia, sino la corrección o crisis más importante desde 2009 en EEUU. En cuanto a España, sea una corrección o un cambio de tendencia, todo inversor debería asumir de una vez por todas que somos una castaña de mercado, y que si quiere tener una filosofía de inversión seria y robusta, debe salir de España, lo cual es fácil hoy día con la tecnología y herramientas disponibles (por ejemplo, vía ETFs).

El DAX a largo plazo.

Visto el IBEX TR, el siguiente gráfico del DAX ya no difiere tanto, ¿verdad? Lo primero es que el HCH que el Ibex ha roto a la baja, aquí sigue vivo. Pero en caso de ser perforada a la baja su línea de cuello por debajo de los 9.400 puntos, tendríamos un objetivo bajista por debajo de los 8.000 puntos (a medio plazo, es decir, no para mañana ni en línea recta), hacia la base del canal alcista de largo plazo. ¿Es fiable? Pues esa es la pregunta que tenemos que tratar de responder, tanto por técnico puro (donde se trata más bien de observar y adaptarse), como por Sentimiento, Macro, y Fundamental. De todo esto hablaré en próximos posts.


cac32224b04c9dd61694e27dcf281e5cbd17bf22
Post data: recuerden que los mercados no se mueven en línea recta, es decir, no son lineales. Van y vienen, caen y rebotan, suben y corrigen. Hay que tener eso en cuenta a la hora de operar, y en estos momentos, plantear que puede producirse un rebote en cualquier momento. Rebote de corto plazo, tras el cual será el momento realmente clave de preguntarse si los mercados van a corregir fuerte de verdad.

lunes, 18 de enero de 2016

Escenario correctivo en bolsa, materias primas y divisas emergentes

Escuchaba el otro día la noticia de que Arabia Saudí podría sacar a bolsa su petrolera, y que su capitalización bursátil sería seis veces superior a la de Apple, si se le aplican los ratios de Exxon por ejemplo (en base a reservas de petróleo conocidas). Menuda barbaridad.

Lo primero que he pensado es que eso es malo para las bolsas mundiales, porque va a drenar liquidez. Todo el dinero que se invierta en comprar acciones de esa petrolera, es dinero que no se invierte en otros valores. Por otra parte, ¿porqué los jeques árabes se plantean sacar a bolsa el negocio precisamente ahora? Pues primero porque necesitan dinero para cuadrar el presupuesto (consecuencia de la caída del petróleo) y segundo porque quizá ya no sea tan buen negocio.

Es curioso cómo el ser humano acepta una y otra vez que le tomen el pelo. Los buenos negocios no salen a bolsa, o si lo hacen, no es por altruismo o regalo de los propietarios actuales. Cuando el dueño de un negocio lo saca (parcialmente) a bolsa, lo que está haciendo es venderlo. Puede ser que sea porque necesita liquidez como en este caso. Y digo yo, ¿porqué no se lo vende a otra gran fortuna en vez de repartirlo entre cientos de miles de inversores? Igual es que no existe otra gran fortuna que quiera comprar ese negocio, porque no es tan bueno como dicen...o quizá en este caso en concreto, es que no hay fortuna que pueda pagar esa enormidad.

El caso es que la caída del petróleo está removiendo el mundo, y seguirá haciéndolo. ¿Cuándo tocarán suelo las materias primas? Pues una vez más, no lo sé. Tan solo puedo decir que "lo peor ha pasado", y ya sea ahora o dentro de 6 meses, la realidad es que el petróleo y otras materias primas han vuelto prácticamente a los niveles de partida de sus grandes ciclos alcistas de muy largo plazo.

859ef5c2fa18d7755a5a20fd5a745565a7c2e160
Me preguntaba un lector hace poco por el ETF Global X Uranium, del que ya hemos hablado varias veces en este blog. ¿Qué se puede esperar de un gráfico así?


16ab76112dac0dab066a4aeef9d8ce4f75500eaa
La tendencia es bajista en velas semanales, y aunque está en la base del canal bajista (soporte), no existe ninguna señal de compra. En cuanto al gráfico de velas diarias, que vemos a continuación, el soporte en torno a los 13€ tenía altas posibilidades de ser roto, dando paso a un nuevo tramo de "caída libre" que podría llevarlo hasta los 12€. (ese objetivo se obtiene proyectando a la baja, la amplitud del último rango de fluctuación lateral).

901e539f1fe8004975f87975e19f28a9fd8844c3

Sea como sea, comprar aquí y ahora sería una cuestión de adivinación, que nada tiene que ver con cuestiones técnicas. Si estamos absolutamente convencidos de que sus fundamentales son buenos y es un chollo a estos precios, pues adelante. Pero será en contra de la realidad actual que nos muestra el gráfico.

Es un típico ejemplo de las graves limitaciones del análisis fundamental, que niega la realidad. Mucha gente lleva meses (años...) razonando y explicando por qué el uranio ha tocado suelo y se va a recuperar, con maravillosos argumentos de tipo fundamental. Esto me recuerda al caso reciente de RWE, que algunos analistas fundamentales veían muy barata a 18€, después de una debacle marcada. Pues bien, el "arreón final" la ha llevado hacia los 9€, un 50% de caída adicional.
12e2bdd9e1493c29023e1641d97b127d5e900aa2
La realidad es que la tendencia del Uranio sigue siendo bajista. ¿Por qué plantearse comprar AHORA? Si de verdad es bueno, dejemos que sea primero el mercado el que hable, dejemos que se forme una figura de suelo (o un principio de ella por lo menos), de la misma manera que debemos esperar a que se forme y confirme una figura de techo para salir corriendo de la bolsa.

El inversor estándar se empeña en tener razón el primero, en ser más listo que los demás, cuando en realidad esa no es la actitud que permite ganar dinero, porque en ese caso deberíamos ser todos genios. La actitud de seguidor, de observador imparcial de la realidad, es mucho mejor. Bastante difícil es ya analizar correctamente el presente como para ponerse además a predecir el futuro, cosa que de todas formas es por definición, imposible.
Con el petróleo ocurre algo parecido. Lo único que importa es que estamos en una espiral bajista poderosa. ¿Dónde está el suelo? No lo sé. Tampoco me extrañaría que estuviéramos viendo una fase de capitulación final, que dé paso al menos a un rebote y suelo temporal. Las caídas verticales en extremos de tendencia son un clásico de las figuras de capitulación, aunque aquí influyen otros factores además del técnico, que personalmente no controlo, pero sé que existen.

El ORO por cierto, intentó un rebote y figura de giro la semana pasada. A medio plazo, en velas semanales, el gráfico sigue bajista, aunque por lo menos se está desmarcando de la debilidad marcada del petróleo (y materias primas). No tengo más explicación para ello, simplemente lo observo y tomo nota, por si en un futuro me sirve para algo.

891365597b587dd09aadc0a552f999b125ab3476
La caída en las materias primas, y como consecuencia en las divisas emergentes, está siendo el epicentro de la crisis de la renta variable. Nótese también que al igual que las materias primas, las divisas emergentes ya llevan muchos años a la baja, como vemos en el siguiente gráfico, y por eso digo que podríamos estar en una capitulación final de ventas (que arrastre por fin a la renta variable a una corrección, que no mercado bajista).

e8de940a5ccd0128b98069f64490e203c4e0aeb3
La primera consecuencia ha sido la ampliación de los spreads de crédito, es decir, la subida en la rentabilidad exigida a los bonos emitidos por empresas relacionadas con las materias primas, y en los países emergentes, tal y como vemos en la siguiente tabla:

6a8f8bc8a46ff0785119fe3af18cb2f4009a64c9
¿Tiene eso suficiente fuerza como para provocar una reacción en cadena que acabe provocando una recesión en EEUU y Europa? Mi opinión es que no, pero una crisis o susto al estilo de las de 1997 y 1998, forma parte de lo posible.

Un índice con buena ponderación de empresas relacionadas como las materias primas, como es el FTSE 100, amenaza claramente un soporte importante. En análisis técnico existen los dobles y triples suelos, pero no los cuádruples suelos: Tiene toda la pinta de romper ese soporte.

4d5c0865ba52995a771b5fdc66cfd2122f34868a
En EEUU el SP500 marca nuevos mínimos locales, porque ahora sí, están cayendo los grandes pesos pesados como Apple, Amazon o Netflix, máximos exponentes de la "nueva" economía tecnológica. La corrección está en marcha, y los niveles comentados en mi post anterior son los que hay que tener en cuenta: 1800 y 1600 puntos, como vemos en el gráfico de velas semanales.

2f00d1e396055b7c28aa3082ec1710d23936f621
Sin duda hay que tomarse esta corrección muy en serio, pero sin perder de vista el largo plazo, ya que en ese horizonte no tenemos todavía tendencia bajista, y eso es muy relevante, aunque muchos de los que son bajistas (y están contentos porque "aciertan"), tiendan a olvidarlo. Puede haber correcciones serias, pero si queremos batir al mercado a largo plazo, tenemos que estar "casi" siempre dentro, y nuestro objetivo debe ser librarnos de las partes más destructivas de las tendencias bajistas. Por supuesto, la gestión dinámica de una cartera o de un fondo de inversión, no significa que pasemos de 0 a 100 en unos minutos, así que en fases correctivas serias, o cuando la relación riesgo/recompensa no nos convence, podemos (y debemos) realizar ajustes tácticos, es decir, reducir posiciones poco a poco (recalco lo de "poco a poco"), y en mi caso, realizar coberturas con opciones, tal y como he ilustrado en mis posts de inbestia durante estos últimos años.

Dicho esto, insisto en que de momento no se puede plantear, de ninguna manera, una tendencia bajista en el SP500 (por técnico), ni una recesión en EEUU (por macro). Simplificando mucho (lo cual es bueno, no malo), hay que tener en mente los dos niveles de retrocesos de Fibonacci, que implican una corrección de todo el tramo alcista que empezó en 2009. El primero de ellos, retroceso del 23% de ese tramo alcista, se sitúa en los 1800 puntos. El segundo, en los 1.600 puntos. El primero lo doy por hecho: ese es el objetivo mínimo de caída. ¿Hay que vender, y más aún, ponerse corto, ante ese escenario? Pues si tu horizonte de inversión es el corto plazo, entonces sí. Pero si tu horizonte es el largo plazo, en base a este gráfico del SP500 (en velas semanales), entonces al ser una corrección (y no un mercado bajista), es conceptualmente un error. A la larga, te acabarías perdiendo los tramos alcistas de esa tendencia que dices perseguir, y tu estrategia no sería ni consistente ni coherente.

Visto desde otro punto de vista, todos los que están vendiendo (y poniéndose cortos) ahora, ya han vendido y se han puesto cortos en los amagos bajistas que ha lanzado el SP500 durante los últimos dos años, lo cual significa que no tienen esa rentabilidad "extra" que ha dado el mercado, y por tanto tampoco tienen mucho margen de maniobra. En cierto modo, hacen bien poniéndose cortos ahora, porque su sesgo siempre ha sido bajista, y si no son capaces de ganar en un mercado alcista, al menos deben ser capaces de ganar cuando viene una caída. El único problema es que la tendencia de fondo a medio y largo plazo en las bolsas, es alcista (y sobre todo en la americana), por lo que necesitarán mucha pericia para batir al mercado al cabo de los años.

Fíjense por otra parte en el siguiente gráfico, que mide la diferencia entre el número de valores del SP500 que están en máximos de 52 semanas y el número de valores que están en mínimos de 52 semanas.

916e66fdedc1cf6606f3a54ac2df64206de0c6d9
Hasta hace muy pocos días, parecía que no había demasiados nuevos mínimos de 52 semanas... pero eso ya no es así. La caída está ya en niveles similares a agosto: ¿doble suelo? Bueno, no lo creo. Más bien parece que esta es la buena, y por fin llega la corrección en el SP500, pero también hay que recordar que si bien el SP500 "empieza ahora" su corrección, el grueso del mercado ya lleva todo el año 2015 corrigiendo. ¿No estaremos viendo ahora la fase final de esa corrección, es decir, la capitulación de ventas, en paralelo a la capitulación en las materias primas y divisas emergentes? Eso se traduciría en la versión corta de la fase correctiva, en la que el SP500 detiene la caída en torno a los 1.800 puntos. Para ello, hay que ir siguiendo esa fase correctiva y observar. Nada de adivinar ni anticipar.
Los índices de mid y small caps también caen a plomo. Para muestra, el Russell2000 (valores pequeños USA), que ya ha roto tanto el canal alcista desde 2009 como el más reciente. En torno a los 900 puntos tenemos un buen objetivo de corrección: ahí se sitúa el retroceso Fibonacci 38% de la subida desde 2009, y también la base del canal alcista que se obtiene trazando una paralela que pase por el mínimo de 2009 (respetando así la misma pendiente general).


ddf78e650732fcfd046f38497899cb3ee9157bf8
Quizá la capitulación final en las materias primas marque el final de la fase correctiva, pero eso puede ocurrir entre ya y dentro de dos meses. En mis posts de opciones, donde planteo de vez en cuando alguna estrategia, he decidido no tocar las estrategias abiertas, para respetar escrupulosamente mi escenario de largo plazo, en parte para ilustrar el poder de las opciones. Espero que me salga bien el "experimento didáctico", y vemos al DAX dentro de unos meses de nuevo más cerca de los 10.000 que de los 9.000 puntos. En este entorno, sin duda se pueden realizar coberturas para carteras de medio-largo plazo, o para los operadores más nerviosos. Pero como expliqué el otro día en el webinar de iBroker.es (y como explico en mis cursos de Análisis Técnico), las figuras de techo final en los principales ciclos alcistas de largo plazo, tardan al menos seis meses en formarse, así que el momento clave será después de haber roto soportes, y en el pull-back que se produzca (total o parcial).

Nota: podéis descargar desde este enlace dicho webinar sobre los techos de mercado y los momentos óptimos para vender.

domingo, 10 de enero de 2016

Ni la Macro, ni el Técnico ni el Sentimiento están en formación de techo de mercado

“Los mercados alcistas nacen en el pesimismo, crecen en el escepticismo, maduran en el optimismo, y mueren en la euforia.”
Sir John Templeton
¿En qué momento estamos? Eso es lo difícil de determinar, porque cada uno tiene su percepción de la realidad, y además no es lo mismo Europa que EEUU. Pero sí podemos ponernos de acuerdo en lo básico: ¿existe euforia, entendiendo ésta como un sentimiento alcista unánime y una gran confianza en el futuro? Es evidente que no. Los titulares de los medios de comunicación nos muestran un permanente escepticismo sobre la recuperación europea y americana, con permanentes mensajes de “esta recuperación es falsa, porque se basa en un dinero y crédito fácil”. Ese “PERO” es la clave: en vez de limitarnos a observar la realidad, es decir, EEUU crea empleo y las empresas ganan dinero, nos llama más la atención el “PERO”. ¿Acaso no es eso un prejuicio, una expresión de sentimiento?
La mayoría de la gente no es consciente de eso, pero en realidad en todo ciclo alcista, han existido dudas y prejuicios: sólo se ve claro cuando ya queda gran cosa que rascar, cuando la euforia está bien instalada, y todos están de acuerdo en lo bien que va la economía. Ahí ya es tarde para un inversor.

La gran crisis de 2008, la más grave desde la Segunda Guerra Mundial, es de esas crisis que dejan una huella psicológica a largo plazo en la mente de las personas y la sociedad. Después de la gran depresión de EEUU en la década de los años 30, pasaron 20 años antes de que el público en general quisiera volver a oír hablar de bolsa. Toda una generación tuvo que pasar para que se cerraran las heridas de esa terrible recesión.

La crisis financiera de 2008 fue menos grave, pero sus heridas todavía resuenan en la mente de operadores, consumidores, empresarios y políticos. Es una crisis que sigue estando muy presente en la mente de todo el mundo, a pesar de haber transcurrido ya siete años.

La gran virtud de las crisis es que sirven de limpieza general profunda. Todas las asignaciones de recursos mal hechas (como por ejemplo las inversiones en huertos solares subvencionados), las empresas y aventuras basadas en un crédito excesivo, y los despilfarros varios, sucumben a la realidad. En cuanto al resto de empresarios, negocios e ideas varias, se aplican el dicho que dice “cuando las barbas del vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”. Así que en general, la crisis nos obliga a ser muy cautos, a tomar medidas de ajuste, y a comportarnos con mucha más sabiduría. Es un proceso doloroso, pero que permite a la sociedad volver a cierta racionalidad y realismo.

Cuanto mayor sea la crisis, mayor será el ajuste, y más duraderos serán los efectos en nuestras cabezas. Por eso, después de la crisis de 1929 y años siguientes (hasta 1932), pasaron varias décadas hasta que se volviera a producir una crisis significativa en las bolsas. Y de la misma manera, me pregunto cuántos años tendrán que pasar hasta que volvamos a tener una crisis significativa después de la gran crisis de 2008. ¿Serán suficientes siete años?

La frase de John Templeton con la que inicio este post da que pensar. ¿Realmente estamos ya maduros para un nuevo ciclo bajista destructivo? En EEUU, si nos fijamos en el SP500, podría parecer que sí, a pesar de que la Macro sigue en buena salud y acaba de empezar el ciclo alcista de tipos. En Europa la Macro va retrasada, y por eso en vez de plantear una fase terminal y madura de ciclo, lo que se perfila es una aceleración alcista, y poco importa que sea gracias al euro bajo o al petróleo barato: lo que cuenta es que se vende, se produce, y se crea empleo.

En realidad los agoreros bajistas no están planteando un inicio de tendencia bajista como consecuencia de un ciclo alcista maduro en EEUU, sino que consideran que todo esto no sería más que un eco o réplica de la crisis de 2008.

Este punto es muy importante, porque nos marca el grado de "anclaje psicológico" que existe aún en la sociedad con respecto a la crisis de 2008. Y estoy de acuerdo en que tiene sentido en la medida en que esa crisis dio paso a una nueva era: la Era de la intervención masiva de los Bancos Centrales. Sin duda estamos ante un experimento sin antecedentes históricos, y las consecuencias son imprevisibles. Pero tampoco debemos caer en la simplificación de que al ser algo desconocido, será necesariamente malo. Y de hecho, la inmensa mayoría de la gente que acusan a los bancos centrales de "inundar el mercado de liquidez", comenten errores de concepto básicos. Esa "inundación" no es tal, porque de hecho viene a suplir algo que antes hacían los bancos y ya no hacen (o hacen en mucha menor medida): prestarse dinero entre ellos, y prestar dinero a las empresas y consumidores. Los bancos centrales no compran bolsa, y si bien es cierto que indirectamente puede llegar dinero a la bolsa, el efecto es mucho menor de lo que imaginan nuestras mentes fantasiosas, sobre en Europa. El BCE ni tiene la culpa de la subida de la bolsa (puesto que los bajistas en realidad buscan culpables a su mala toma de posiciones), ni tiene la solución para el anquilosamiento económico, que es reflejo (inevitable) del envejecimiento de la población. Quizá por eso Europa recibió en 2015 la friolera de un millón de inmigrantes, todo un récord. El mundo sigue en constante mutación...
Sin entrar más a fondo en este apasionante y largo debate, insisto en que lo importante es comprender la psicología dominante: nadie está planteando una nueva crisis por culpa de "algo nuevo" como lo fueron las subprime en 2008 para el 99% de la gente, sino que se plantea una crisis que es consecuencia de "lo mal que se han hecho las cosas desde 2008", lo cual es un claro prejuicio. ¿Acaso sabemos cómo estaríamos hoy día si los bancos centrales no hubieran intervenido (y sobre todo la FED)? Sea como sea, los bajistas siguen anclados en el pasado, y por tanto no plantean un nuevo mercado bajista, sino una reanudación del de 2008, ni más ni menos. Consideran que los mercados volverían a caer como consecuencia de problemas estructurales mal arreglados. Es decir, siguen bajo el influjo de la destrucción de 2008.

No cabe duda de que la economía mundial navega hacia aguas desconocidas. Pero, ¿acaso no ha sido siempre así? El ser humano avanza por definición mediante el mecanismo de "prueba y error", pero tendemos no solo a olvidarlo, sino a reemplazar ese recuerdo por otro que nunca existió: el de una situación controlada y unos líderes que mantienen el timón con firmeza y decisión, sabiendo (con certerza) hacia donde nos llevan (y no solo en apariencia). El problema es que la alternativa -asumir la incertidumbre inherente a la vida- es todavía más difícil de aceptar, así que el ser humano prefiere mentiras ciertas antes que verdades inciertas. El escepticismo es la postura filosófica y religiosa más difícil de vivir, mucho más allá de los creyentes, ya sea los que creen que Dios existe, o los que creen que Dios no existe, que no dejan de ser dos caras de la misma moneda, dos expresiones de fe absoluta, racionalmente indemostrable.

Después de esta reflexión filosófica, mi opinión es que no estamos listos para un mercado bajista importante, y eso debemos asociarlo a la posibilidad de tener una recesión en EEUU y (en menor medida) en Europa. Los indicadores macro tampoco apuntan en esta dirección. Ni el sentimiento ni la Macro nos invitan a tener miedo, al contrario.

El año empezó con un pánico debido al miedo a una ralentización en la economía china, algo que no es nuevo: llevamos más de dos años con esa canción. Siempre he dicho que la credibilidad China para mí es cero, por ejemplo AQUÍ hablando de los datos oficiales del crecimiento chino mientras los PMI indicaban algo muy distinto. Planteé incluso que China podría estar en recesión en realidad, algo que nunca se sabrá de todas formas, así que poco importa.
La excusa de
 la caída del lunes, primera sesión del año, fue un "susto" en el PMI Caixin Chino, que cayó de 48,6 a 48,2 puntos. Buena prueba del factor psicológico de la caída en las bolsas.

6bf61388ea8821536a92fe01f3cd6ff8f637d6f3
La realidad seguramente es otra, y como siempre ocurre con los episodios de pánico, si hay algo, se sabrá después. Mientras tanto, la realidad es que la bolsa china no es más fiable que su economía, y después de la aberración del año pasado (ver gráfico siguiente), asistimos ahora a un nuevo capítulo de pánico. Los comunistas están descubriendo la psicología de masas del capitalismo, que es diferente de la suya.
63f1d7dbd63ab7bdcd4786b359bc13b6e7f7f5ba
Nótese por cierto que tanto el PMI Caixin como el indice de la bolsa China está por encima de los mínimos de septiembre de 2015.

Además, el impacto de la economía China en EEUU y Europa es muy limitada, así que la verdadera razón de esta caída es un contagio psicológico desde la bolsa china. Pero claro, cabe preguntarse por qué la bolsa europea se deja contagiar psicológicamente, y qué contexto existe para justificar esta debilidad. Mi opinión es que es meramente técnico, con los operadores en "stand by", y una fase correctiva que permite plantear una extensión bajista.

Me llama en especial la atención lo "hueco" que está el mercado. Fíjense por ejemplo en este gráfico del CAC 40: la primera sesión del año, lunes 4 de enero, empezó con un destacado gap bajista. Hoy jueves 7, hemos tenido otro gap bajista, que de nuevo simplemente refleja el "pánico" de la bolsa China. Es decir, no hay negocio, o sea, compra-ventas, sino simplemente juego táctico de "esperar y ver". Los mercados abren con gap bajista, y luego esperan. La vela negra del lunes no es más grande que cualquier otra. Y la vela de hoy jueves es blanca...y también de tamaño "normal", es decir, sin un movimiento intradía relevante.

2f5619831209ac841be162e4790745d251aa7465
Así que los gráficos me dicen lo mismo la Macro y el Sentimiento: no veo base para una caída duradera, y en todo caso esto es RUIDO, o un tropezón que puede quedarse en lo visto hasta ahora, o agrandarse hasta una crisis al estilo del verano de 1997 o 1998 (crisis asiática y rusa), pero no un techo de mercado final, lo cual significa que un inversor de largo plazo todavía tendrá tiempo (hablo de varios meses en el peor de los casos) para esperar a ver formarse un pull-back, donde encontrará su ventana óptima de trading para olvidarse de la tendencia alcista. Mientras tanto, hay que plantearse que estos sustos o recortes son oportunidades para entrar o reforzarse, directamente en contado, o con opciones. En un próximo post actualizaré los niveles y escenario técnico.